Hawaii está lejos, muy lejos, por lo que a primera vista puede parecer un destino muy caro y exclusivo, sin embargo, no tiene porqué ser así.

Todos hemos soñado alguna vez perdernos por esas playas idílicas que lindan con selvas tropicales, y es que la postal de la típica hawaiana ha hecho mucho daño, pero a pesar de estar idealizado, siempre supera las expectativas del viajero. Sin ir más lejos, todas las personas que conozco que han estado ahí, servidor incluido, hemos jurado que volveríamos alguna vez.

Para los viajeros que llevan una lista de continentes, Hawaii, aún y ser territorio estadounidense, forma parte de la Polinesia, que a su vez está en Oceanía.

Vamos a hablar de lo que nos interesa. El precio de los billetes hasta Hawaii desde España no va a bajar de 600€, es un precio algo elevado, sin embargo, estamos hablando de un viaje de 18h con al menos una escala y mas de 12.500km de distancia, por lo que es un precio bastante razonable.

En Plan B podrás encontrar muchas ofertas a Los Angeles muy tentadoras, y es posible que hasta algún paquete directamente a Hawaii. Los Angeles es la puerta de entrada a Hawaii, ya que desde ahí es dónde encontrarás los vuelos más baratos hacia el archipiélago.

Ya aviso ahora, de que todas las fotos que contiene este artículo no hacen justicia a la realidad, ¡porque se quedan muy cortas!

Antes de salir

Antes del viaje es importantísimo tener toda la documentación en regla como el ESTA, un formulario que se puede hacer online (14US$) y el pasaporte con al menos seis meses de validez antes de que caduque, los Americanos se toman muy enserio la seguridad, ten cuidado con no tener tus datos al día!

Es importante saber que si venimos de otro país o hacemos escala en otro país es probable que necesitemos autorización o visado para volar desde o a través de este. Puedes ver cómo funcionan los visados y las autorizaciones en el centro de Ayuda de Plan B.

Estar en Hawaii no es barato, forma parte de Estados Unidos con todo lo que ello comporta, además, está regulado con controles adicionales todo lo que entra y sale para proteger el ecosistema único en el que se sustenta.

Aunque el sistema de autobuses públicos de Oahu es sorprendentemente eficiente, y por ejemplo funciona las 24h por toda la isla, si realmente quieres disfrutar de la realidad social y descubrir lugares donde literalmente no haya nadie es imprescindible que alquiles un coche, es una isla grande, y no nos engañemos, estás en el país de los coches.

Si lo tuyo es el ‘backpacking’ ten en cuenta que en Hawaii no está permitido acampar en sitios públicos, como las playas, por lo que deberías tenerlo todo reservado con cierta antelación para conseguir buenos precios.

Hawaii tiene una diferencia horaria de 12h respecto a España, por lo que, con toda probabilidad, vas a tener un jetlag severo tanto a la ida como a la vuelta.

Las primeras horas de la mañana son las mejores para comunicarte con tus amigos y familia, y aprovechando el desfase horario te recomendamos que desconectes de todo, ¡haz muchas fotos, pero ya las colgarás cuando vuelvas!

¡Vamos a por la guía!

Pequeño islote en la Lagoon Beach, Waikiki. Fuente: Instagram / @vincelimphoto

Ohana significa familia. Y tu familia nunca te abandona ni te olvida.

Lilo & StitchEn hawaiano, 'ohana es tu circulo cercano, incluyendo a tu familia de sangre y amigos verdaderos.

Day 1: Cara de asombro

Llegar a Honolulu es ya por sí mismo una experiencia, si has encontrado la oferta con Hawaiian Airlines solo las camisas de las azafatas te harán sentir que eso es distinto a todo.

El aeropuerto de Honolulu (HNL) no es muy grande, pero tiene un concepto abierto que muchos aeropuertos del mundo envidiarían, donde el verde de las plantas y la madera son las protagonistas. Eso sí, prepárate para sudar a todas horas, porque solo llegar notarás la humedad tropical tan característica.

Honolulu es una ciudad muy americana, pero con cierto encanto tropical, sin embargo, con un día o máximo dos a estirar, deberías haberlo visto todo y paseado sobradamente. Nuestra recomendación es que des una vuelta al llegar y pases ahí la ultima noche, porque el punto fuerte de este viaje es perderse por la isla.

Tras un paseo rápido por el palacio ‘Iolani (los últimos reyes de Hawaii) y ver la estatua del rey Kamehameha (sí, como en bola de dragón, que de hecho se basaron en él) nos ponemos en ruta por la costa hacia la North Shore (por la H1), en el otro extremo de la isla.

Oahu, tiene básicamente tres “highways” y lo pongo entre comillas porque solo son autopistas hasta salir de Honolulu, a las pocas millas, los carriles van desapareciendo y nos encontramos en una carretera convencional, a un escaso medio metro del mar a nuestra derecha, y con una montaña verde e intensa, en donde la niebla no deja acabar de ver la cima, a nuestra izquierda.

La Kamehameha Highway (83) o H1 en su incio en Honolulu es la carretera que va hacia la North Shore por la costa, la Veterans Memorial Freeway (99) o H2, va al mismo sitio por el interior, con un paisaje digno de otra parte del mundo, y finalmente la John A. Burns Freeway o H3, es la mítica de los puentes y túneles que cruza por las montañas entre Honolulu y Kaneohe.

La John A. Burns Freeway o H3 cruza la selva entre viaductos y túneles

Aunque no lo parezca las distancias en Hawaii, dado el estado de las carreteras, son muy largas, por lo que no confíes en llegar nunca a la hora, algo que se adapta muy bien a la filosofía y estilo de vida de los nativos, con cierto aire de parecido a la cultura mediterránea. En cualquier caso, aunque vayas tardar más no hagas caso de Google Maps, guíate por tu instinto y la carretera que te parezca más bonita.

La elección del North Shore o Costa Norte no es aleatoria, de hecho, es bastante más caro dormir ahí, sin embargo, te garantizamos una tranquilidad absoluta lejos del ajetreo de Honolulu o las masas de turistas japonenses de Waikiki (¡ya iremos la última noche!). Ahí encontraras la mayoría de las actividades, como la caída libre, el paseo en helicóptero con las puertas abiertas y los pies colgando o una salida al mar para nadar entre tiburones y delfines, por lo que, ya que has venido hasta tan lejos, valdrá la pena el esfuerzo económico.

Como anochece pronto (y las noches son muy oscuras) lo mejor que puedes hacer es explorar la zona próxima a tu alojamiento, buscar algún sitio para cenar o directamente tirar de un 7-Eleven, ¡los hay a patadas!

Day 2: De playa en playa

Sin duda alguna el mejor desayuno posible y más local lo encontrarás en Ted’s Bakery, en donde desayunarás codo con codo con Hawaianos que no tendrán problema en preguntar de dónde es tu curioso acento y contarte algunos tip’s de la isla. La dueña, Anita, es encantadora, y valga mención a título personal, si algún día lee estas líneas para mandarle muchos recuerdos, y decirle que cuidamos muy bien de su sobrino, que casualmente está trabajando en una importante pastelería de Barcelona.

Tienes el hype, por lo que vas a ver muchas playas, lo mejor, las tortugas, que principalmente encontrarás en Hanauma Bay y en Halona Beach, son grandes y no tienen demasiado miedo a bucear entre las personas. También por la zona, Waimanalo Beach y Lanikai Beach, son algunas de las más amplias y espectaculares y además no tendrás problemas para aparcar. Si vas hacia el North Shore las playas son mas abruptas y volcánicas, sin embargo, vas a tener más problemas para aparcar.

Nadando entre tortugas en Halona Beach

Escoge bien el día o los días de playa, ya que por mucho calor que haga siempre en Hawaii el clima tropical acompaña casi todos los días de algunos ratos de nubes o lluvia fina.

La playa de Waimanla, en la costa este

Day 3: Adéntrate

Por mucho que te gusten la playas si quieres realmente disfrutar de la isla habrás de renunciar a ellas algún día. Y es que lo que esconde el interior, a mi opinión, es tan o más bonito que la costa. ¡Bienvenidos a Jurasic Park!

Levántate a una hora prudente y pon rumbo hacia las cascadas. Tanto Manoa Falls como Lulumahu Falls, no tienen un acceso demasiado definido, y ambas requieren una excursión andando por la montaña de al menos media hora.

La impresionante cascada mayor de las Manoa Falls

El acceso a Manoa, se hace a través de una urbanización de Honolulu, al final, encontrarás un parking en donde por 5$ (en 2018) podrás aparcar y te darán una guía de la zona con la información del parque. Después de un sinuoso recorrido por la selva llegarás a la espectacular cascada. Técnicamente no puedes acceder a ella, sin embargo, y esto que quede entre nosotros, nadie te va a controlar donde te metes. ¡Sonríe en la foto!

Un tema muy buscado en las redes y muy visto en Instagram son las Haiku Stairs o Stairways to Heaven, unas escaleras cerradas al público hace muchos años, que la vegetación ha ido recuperando y con unas vistas de lo más únicas en a la isla. Ahí la legalidad ya se complica algo más y requiere cierta preparación física, además, de lidiar con la seguridad privada del recinto. Si te atreves puedes buscar un tutorial en Youtube.

Las espectaculares Haiku Stairs cerradas al público. Fuente: Instagram / @vincelimphoto

Si buscas algo sin tanto riesgo lo mejor que puedes hacer es dedicar el mediodía o la tarde a hacer otro Trail o Hike, hay muchas ubicaciones chulísimas en donde perderte por la selva sin encontrarte a nadie hasta llegar a algún manantial o mirador que te va a dejar sin palabras.

Ten en cuenta que muchos de los ríos y cascadas de Hawaii pueden contener Leptospirosis en el agua, una bacteria bastante inofensiva para las personas, pero que debemos tener en cuenta si tenemos alguna herida abierta y no exponer la cabeza buceando con los ojos o la boca abierta. Los síntomas son bastante leves, pero podría fastidiarnos el viaje.

De camino hacia algún lado, tarde o temprano pasarás por Haleiwa, en el centro de la North Shore, en donde puedes coger la carretera del interior. Haleiwa es un pueblo monismo en donde podrás comer y comprar recuerdos, ropa, o hasta un ukulele, eso sí, los artesanales “Made in Hawaii” no bajarán de 800$ o 900$, así que no te tomen el pelo. Si lo quieres no dudes en pasarte por The Ukulele Site.

The Ukulele Site, en Haleiwa. Fuente: Google / Matthew Wong

Day 4: El fin del mundo

Queda poco de tu estancia en este paraíso así que deberías aprovechar para ir lo más lejos posible. Una buena manera es acercarte a Ka’ena Point, sea a través de la North Shore o la costa oeste. Ka’ena es el punto más alejado de toda la isla, y la verdad es que el vacío que se respira debe de ser la sensación más parecida al lugar en donde termina el mundo. Ahí los documentales de La 2 parecen cobrar sentido, todo es muy salvaje.

El aspecto salvaje de Ka’ena Point lo convierte en un lugar único. Fuente: Instagram / @auslyle

No es posible acceder con vehículos motorizados al parque, por lo que habrás de andar un buen rato hasta llegar al final de la isla, sin embargo, ese paseo fue para mí el mayor momento de tranquilidad e inhibición de toda mi vida.

Una buena forma de pasar la tarde aprovechando que estás ahí, es con una actividad que no olvidas. Aprovecha el atardecer para lanzarte en caída libre y ver la isla desde otra perspectiva con Skydive Hawaii, que parte de 12.000 pies a 175$ o 150$ si eres estudiante (en 2018), siempre y cuando se compre online anticipadamente.

Si no te va tanto la adrenalina quizás en el helicóptero encontrarás más tranquilidad, sin embargo, deberás aflojar la cartera, porque el precio se multiplica por dos, eso si, ver la isla de Oahu, sentado en la puerta de un helicóptero con los pies colgando a la inmensidad del paisaje no tiene precio.

La isla de Oahu vista desde un helicóptero. Fuente: Novictor Helicopters

Novictor Helicopters es quien te dará la mejor calidad precio, con 60 minutos de trayecto mínimo por toda la isla, por 315$ por persona (en 2018).

Cuando caiga el sol diremos adiós al North Shore y a la parte salvaje de la isla para dirigirnos hacia Waikiki, allí cenaremos y dormiremos la última noche para ver Hawaii desde la perspectiva más turística, pero nos ayudará a ahorrar un montón de dinero, ya que los hoteles de la zona son muy baratos.

Valga la comparación entre Waikiki y Benidorm, los edificios altos se apoderan de las calles y los resorts ocupan la primera línea de mar desvirtuando cualquier “paseo” marítimo delante la mítica Waikiki Beach en donde se considera que Duke Kahanamoku inventó el surf moderno.

Las calles de Waikiki una noche de agosto

Los habitantes de Hawaii son muy tranquilos, por lo que no existe una gran cultura de la fiesta en las islas, por ello, Waikiki es el único lugar en donde encontrarás ambiente por la noche para tomar algo entre locales mezclados con turistas. Si quieres algo más auténtico deberás desplazarte a Chinatown, donde existen más bares locales, sin embargo, acabarán más pronto.

Te puede parecer bastante superficial, pero Waikiki es más divertido de lo que parece si te dejas llevar, nunca olvidarás las noches de Hawaii.

Day 5: Honolulu y Pearl Harbour

A todo el mundo recomiendo dejar esta parte para el final, para evitar después de recorrer medio mundo llevarte una decepción.

No es que lo sea, pero comparado con todo lo que has visto en estos últimos días, te va a parecer una mierda, así de claro. Visitar esta parte al principio, sin entender cómo ha ido evolucionando la cultura de la isla y cómo viven sus habitantes después de haberlos conocido, te va a hacer pensar que has perdido el tiempo viajando tan lejos.

Las calles de Honolulu siguen el patrón estadounidense pero con un aire tropical

Honolulu es una ciudad compleja, con una fuerte raíz americana y asiática combinadas. Lo que la hace muy racional a nivel de organización, pero con sus puntos de encanto cómo los mercados fuertemente asiáticos y tradicionales.

Chinatown y el downtown son los puntos mas icónicos junto a la Aloha Tower, el faro más antiguo y emblemático de los muelles.

Una de las visitas más indispensables es el Ho’omaluhia Botanical Garden, unos impresionantes jardines botánicos que sencillamente hay que ver, porque su majestuosidad no es posible expresarla en palabras, aquí también encontramos uno de los puntos más fotografiados de todo Oahu. Y, por cierto, es gratis.

Esta perspectiva desde los jardines es una de las fotos más conocidas de Honolulu. Fuente: Instagram / @visit.hawaii

Finalmente, y ya de camino al aeropuerto es indispensable pasarse por Pearl Harbour, el escenario en donde los japoneses atacaron por sorpresa la base estadounidense e implicó la entrada de estos en la Segunda Guerra Mundial.

La entrada al recinto es gratuita y solo os cobrarán las tasas de gestión, 1,5$, e incluye la visita al museo, la proyección de una historia, a mi parecer, con demasiado patriotismo americano, y un paseo en barco por la bahía hasta el USS Arizona con su explicación incluida. (En 2018, el acceso al barco estaba cerrado por cuestiones técnicas y de mantenimiento, por lo que no permitían bajar del barco del tour)

La plataforma de observación del hundido USS Arizona

Aunque no suele haber mucha cola, es recomendable reservar las entradas por internet, para que así no vayamos allí para perder el tiempo, y saber que tours están disponibles ese día.

Para aprovechar al máximo los días en Hawaii es recomendable volar de vuelta a ultima hora (22h), para así llegar a primera hora a la costa oeste y aprovechar lo que queda de viaje.

Si una cosa te vas a dar cuenta, es que todo esto sabe a muy poco, y en Oahu hay muchísimas más cosas que ver y hacer, por lo que siempre vas a querer volver, ¡y eso que hay siete islas más!

Si tu duda es que isla visitar disponiendo de pocos días o si es tu primera vez en Hawaii, elige Oahu, es la mejor elección posible, ya que combina un poco de todas las islas.

¡Aloha, nos vemos en Hawaii!

Los números en B

 

  • Vuelo: Buscar oferta en PlanB  Aprox. 600€
  • ESTA 14$
  • Hotel en North Shore 3 noches (agosto) 275$ (hab. doble) = 137,50$
  • Hotel en Waikiki 1 noche (agosto) 85$ (hab. doble) = 42,50$
  • Alquiler coche, media de 50$/día x 5 días = 250$ (entre dos pax.) = 125$
  • Cena habitual, comprar algo en un supermercado / Fast food. Media de 8$ x 5 días = 40$
  • Comida habitual,  fast food / food truck. Media de 15$ x 5 días = 75$
  • Desayunos habitual, potente. Media 12 $ x 4 días = 48$
  • Salto en caída libre 150$
  • Copeo por Waikiki 40$
  • Souvenirs 20$

 

Total 692$ = 615€

(Aprox. 1215€ con vuelo incluido) + Todas las actividades que nunca olvidarás

¿Con quién irías a Hawaii? ¡Compártelo!

Estados UnidosNueva York
4 de febrero de 2021

7 días en Nueva York de barato

Nueva York... que decir de ella, simplemente uno se queda sin palabras, es una de…
Impresionante castillo de Neuschwanstein nevado en la región de Babaria en AlemaniaAlemaniaCuriosidades
27 de octubre de 2020

Neuschwastein, el impresionante castillo bávaro en el que Disney se basó

El castillo de nombre impronunciable que mandó construir Luis II paras sus amantes Si no…
Increible vista del Teleferico de Pan de Azucar de Rio de Janerio, con la ciudad al fondoBrasilCuriosidades
27 de octubre de 2020

El famoso teleférico del Pan de Azúcar de Río

El famoso teleférico de Río de Janeiro El teleférico del Pan de Azúcar (Bondinho do…